10 Signos que Indican un Problema de Tiroides con Bocio Multinodular

La tiroides es una glándula en forma de mariposa situada en el centro del cuello, lo que hace a las hormonas tiroideas.

Aunque es relativamente pequeño, se considera como la glándula principal del metabolismo y desempeña un papel clave en el funcionamiento de muchos órganos importantes, incluyendo el corazón, el cerebro, el hígado, los riñones y la piel. Para la salud general de su cuerpo, es esencial que la glándula tiroides se mantenga sana y funcione correctamente.

Los problemas de tiroides son comunes e incluyen hipertiroidismo, hipotiroidismo, bocio, nódulos tiroideos, tiroiditis y cáncer de tiroides. De estos, el hipotiroidismo y el hipertiroidismo (tiroides hiperactiva) son los más comunes y pueden causar muchos cambios hormonales, emocionales y físicos en el cuerpo.

Se cree que hasta 59 millones de estadounidenses tienen un problema de la tiroides, pero muchas personas ni siquiera son conscientes de ello.

Según la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos, millones de personas son pacientes silenciosos de problemas de tiroides no diagnosticados. Esto sucede porque muchos de los signos y síntomas son tan comunes que a menudo son ignorados o incluso mal diagnosticados. Además, tienden a variar de una persona a otra.

Al reconocer los signos y síntomas de un problema potencial, puede pedirle a su médico que pruebe su tiroides y discuta las opciones de tratamiento.

Aquí están los primeros 10 signos de que usted puede tener un problema de tiroides con bocio multinodular.

1. Sentirse cansado

Sentirse fatigado, agotado, cansado y tener poca o ninguna energía durante el día son problemas comunes a menudo asociados con problemas de tiroides.

Algunas personas pueden no ser capaces de realizar actividades diarias sin una siesta o pausas cortas. Estos pueden ser signos de problemas de la tiroides, especialmente si es muy diferente de su nivel pasado de la aptitud o la energía.

Con hipertiroidismo, es posible que no pueda dormir bien por la noche, dejándolo agotado durante el día. Con el hipotiroidismo, usted puede dormir por la noche pero todavía se siente cansado por la mañana o incluso todo el día.

Si se siente cansado todo el tiempo, es hora de consultar a su médico para un diagnóstico adecuado.

2. Cambio súbito en el peso corporal

El aumento de peso inexplicable e incluso la pérdida de peso puede ser un signo de advertencia de un trastorno de la tiroides. El aumento de peso incluso después de seguir una dieta estricta y plan de ejercicio riguroso puede indicar bajos niveles de hormonas tiroideas o hipotiroidismo.

En contraste, si la tiroides produce más hormonas de las que el cuerpo necesita, puede experimentar pérdida repentina de peso.

Si tiene cambios inexplicables de peso, haga revisar su tiroides.

3. Depresión y ansiedad

Si usted tiene síntomas de depresión, ansiedad y trastorno de pánico que no responden a medicamentos y terapias, pueden ser signos de un trastorno de la tiroides subyacente – hipotiroidismo o hipertiroidismo.

Mientras que la depresión está relacionada con el hipotiroidismo, la ansiedad y los ataques de pánico indican un problema de hipertiroidismo.

La reducción de la producción de hormonas tiroideas tiene un impacto directo en el nivel de “sentirse bien” en la serotonina en el cerebro. Debido a esto, una persona puede pasar por cambios de humor, leve a grave depresión, o tener ataques de pánico sin ninguna razón.

Aunque la depresión o la ansiedad pueden indicar enfermedad de la tiroides, estos síntomas por sí solos no son suficientes para concluir que usted está sufriendo de un trastorno de la tiroides.

4. Problemas Menstruales

Las mujeres con problemas de tiroides sufren de muchos problemas menstruales. De hecho, los problemas de tiroides pueden ser una causa de la pubertad temprana o tardía y la menstruación. Además, cualquier cambio en los patrones menstruales o períodos irregulares puede ser debido a un problema subyacente de la tiroides.

Los períodos más pesados, más frecuentes, prolongados y más dolorosos suelen estar relacionados con el hipotiroidismo. Por otro lado, períodos más cortos, más ligeros, infrecuentes o ausentes están relacionados con el hipertiroidismo. La infertilidad también puede deberse a enfermedades tiroideas no diagnosticadas.

Si usted nota un cambio repentino en su ciclo menstrual, puede ser un síntoma de una condición tiroidea. También, las muchachas que tienen menstruación muy temprana o muy tarde pueden tener un problema potencial de la tiroides. Por lo tanto, es recomendable consultar a un ginecólogo.

5. Pérdida repentina del pelo

La pérdida inexplicable del pelo se asocia a menudo con problemas de la tiroides. Los niveles bajos de hormonas tiroideas pueden alterar el ciclo de crecimiento del cabello y causar más pérdida de cabello de lo normal.

Pérdida de cabello del cuero cabelludo, así como desde el exterior de sus cejas y otras partes del cuerpo se puede notar. Además, el cabello se vuelve seco, quebradizo y áspero. Estos son síntomas de hipotiroidismo.

Una tiroides hiperactiva también puede causar problemas de pelo. Con el hipertiroidismo, uno puede notar adelgazamiento del cabello sólo en la cabeza. Además, el cuero cabelludo se vuelve demasiado seco.

Si usted está preocupado por la cantidad de pelo que está perdiendo, debe comprobar su tiroides y optar por un tratamiento adecuado.

6. Sentirse demasiado frío o caliente

remedios caseros para la fiebre tifoidea alta

Si usted siente demasiado frío o demasiado caliente sin ninguna razón sabida, también puede indicar un problema subyacente de la tiroides. Un cambio en el nivel de las hormonas tiroideas puede interrumpir la capacidad de regular la temperatura corporal.

Tener manos y pies fríos, o sentir frío todo el tiempo a pesar de estar en una habitación caliente, puede ser debido al hipotiroidismo. Por otro lado, el hipertiroidismo puede provocar sudoración excesiva y una incapacidad para tolerar el calor.

7. Voz ronca y malestar en el cuello

Los problemas de la tiroides también pueden causar problemas como la voz ronca, los ronquidos y un ligero protuberancia o protrusión en el área de la tiroides.

Además, como la tiroides se encuentra hacia el frente del cuello, cualquier tipo de malestar en esta área puede ser un signo de un problema subyacente de la tiroides.

Problemas de cuello como dolor e incomodidad pueden ser causados ​​por la tiroides inflamada (tiroiditis) o un bocio, en el que la tiroides se hincha y se agranda. Un bocio puede ser un resultado de hipotiroidismo o hipertiroidismo.

Si experimenta cualquiera de estos problemas, consulte a un médico para saber si usted tiene un trastorno de la tiroides.

8. Problemas relacionados con el intestino

Si usted tiene problemas digestivos como estreñimiento, diarrea o síndrome del intestino irritable (IBS), puede ser debido a un problema subyacente de la tiroides. Las hormonas tiroideas pueden causar cambios en los hábitos intestinales, que interfieren con la capacidad del cuerpo para digerir los alimentos y generar desechos.

Se ha encontrado que el estreñimiento severo o prolongado, incluso con una ingesta adecuada de fibra, está relacionado con el hipotiroidismo, mientras que la diarrea o el SII puede ser un signo de hipertiroidismo.

Si usted ha notado un cambio en sus hábitos del cuarto de baño y no hay muestras de la mejora incluso después del tratamiento, es hora de ir hacerse un chequeo de su tiroides.

9. Exceso de sequedad de la piel

El funcionamiento de la piel está controlado por las hormonas liberadas por la glándula tiroides, y por lo tanto cualquier problema en la tiroides puede causar problemas de la piel.

Cuando los niveles de hormona tiroidea son bajos, la piel se vuelve seca y pálida. Otros síntomas de hipotiroidismo incluyen piel escamosa y arrugada, menos sudoración, cambio en el color de la piel, edema, uñas quebradizas y gruesas y eczema. En el caso de una tiroides hiperactiva, la piel tiende a sudar y picar.

10. Dolor en los músculos y articulaciones

Dolores inexplicables en los músculos y articulaciones, y una sensación general de debilidad en los brazos y las piernas, pueden ser síntomas de problemas tiroideos no diagnosticados como hipotiroidismo e hipertiroidismo.

La tiroides hipoactiva puede causar debilidad y dolor muscular general, incluyendo calambres y rigidez. También puede causar dolor articular general y contribuir a la tendinitis en los brazos y las piernas, el síndrome del túnel carpiano y el síndrome del túnel tarsal. Todos estos síntomas pueden indicar hipotiroidismo.

Por otro lado, una hiperactividad tiroidea o hipertiroidismo puede causar debilidad muscular y fatiga que puede hacer que sea difícil subir escaleras, mantener objetos en las manos y llegar a los brazos por encima de su cabeza.

Si uno o más de estos síntomas y signos, usted puede estar sufriendo de una condición de hiperactividad o insuficiencia de tiroides. Además, si tiene un familiar cercano que tiene un problema de tiroides, tiene un mayor riesgo de tener problemas de tiroides en el camino.

https://www.youtube.com/watch?v=mQF_SWTVg5w

Deja un comentario