Como cocinar el arroz blanco y que sea saludable – Un simple truco que no sabía

Usted sabe cuáles son los beneficios del arroz?

  • Mejora la función intestinal

  • Estabiliza los niveles de azúcar en la sangre

  • Proporciona más energía para el cuerpo

  • Retarda el proceso de envejecimiento

  • Proporciona la vitamina B1

Con tantas propiedades así, es muy comprensible que el arroz es un alimento básico en la mayoría de las culturas, especialmente entre los orientales.

Sin embargo, también tiene sus desventajas, como todos los cereales.

A pesar de ser un alimento practico de hacer, el arroz blanco puede causar aumento de peso y aumentar el riesgo de diabetes tipo 2.

Para que tenga una idea, una taza de arroz blanco tiene alrededor de 200 calorías.

Lo peor es que está prácticamente formado solamente por almidón (pasta), casi nada de nutrientes.

Sabiendo esta información, hemos decidido escribir un post para enseñar cómo reducir las calorías y añadir más nutrientes al alimento.

No se necesita nada más que un aceite de buena calidad, como el coco.

Quien descubrió el truco fue el Dr. James Sudhair.

Dice que deberíamos preparar el arroz normalmente, la única diferencia es que antes de llevarlo al agua hirviendo, hay que añadir un poco de aceite de coco.

Cómo cocinar el arroz blanco

La cantidad óptima de aceite es el 3% de la cantidad de arroz que desea cocinar.

Después que todo ya está hecho, ponemos el alimento en el refrigerador durante 12 horas.

En resumen, en vez de saltear, hervir el agua, añada el aceite de coco y sólo entonces el arroz.

Déjelo cocer por completo.

Deja enfriar y colocar en el refrigerador durante 12 horas.

Les resulta muy extraño?

La explicación para el procedimiento es el siguiente:

Cuando refogamos arroz al principio o cocidos de otras maneras, se convierten en almidón de fácil digestión, lo que permite a nuestro cuerpo para convertirlo en azúcar y, poco después, el glucógeno, para almacenar finalmente como grasa ..

Por otro lado, el proceso de cocción del arroz blanco en agua hirviendo sin cocer a fuego lento, es extremadamente difícil la digestión del almidón, lo que reduce la posibilidad de convertir la grasa.

El co-autor del estudio, el Dr. Pusparajah Thavarajah muestra que “la adición de lípidos (en este caso, el aceite de coco o de cualquier otro bien de grasa de cocción) reduce drásticamente la proporción de almidón fácilmente digerible”.

Esto significa que el aceite reacciona con el almidón, y por lo tanto cambia su estructura.

Deja un comentario