10 Remedios Caseros Para La Espondilosis Cervical (Última Guía 2017)

Remedios Caseros Para La Espondilosis Cervical (Osteoartritis)

Espondilosis cervical, también conocida como la osteoartritis y la artritis cervical del cuello, es una condición relacionada con la edad muy común que afecta a las articulaciones en el cuello. Ocurre debido a desgaste de los cartílagos, los tejidos y los huesos de la columna cervical. Estos cambios pueden incluir discos deshidratados, hernias discales, espolones óseos y ligamentos rígidos.

Además de la edad, otros factores de riesgo para la espondilosis cervical incluyen ocupaciones que pueden causar más tensión en su cuello, ciertas lesiones en el cuello, postura incorrecta mientras se está sentado o de pie, el tabaquismo, el sobrepeso, el sedentarismo y los factores genéticos.

Espondilosis cervical no causa síntomas evidentes para la mayoría de la gente. Sin embargo, algunos pueden experimentar dolor de cuello, dolor leve y crónica alrededor de los omóplatos, rigidez en el cuello, debilidad muscular, dolores de cabeza, dolor en los brazos y en los dedos, y una sensación de hormigueo en los hombros y los brazos. A veces, también se puede tener síntomas como pérdida del equilibrio.

La mayoría de las personas por encima de los 65 años sufren de algún grado de la espondilosis cervical. Afortunadamente, con la ayuda de ciertos medicamentos, cambios de estilo de vida sencillo y algunos remedios caseros simples, puede controlar los síntomas y llevar una vida libre de dolor. Siga los remedios todos los días hasta que se recupere por completo.

Aquí están los 10 mejores remedios caseros para la espondilosis cervical.

1. El ejercicio regular

Una de las principales causas de la espondilosis cervical es la falta de ejercicio regular. Por lo tanto, se puede reducir el dolor y la rigidez en el cuello y los hombros al incorporar el ejercicio físico regular en su estilo de vida.

  • Gire la cabeza en ambas direcciones hacia la derecha y hacia la izquierda, y asentir con la cabeza del lado del cuello a lado de un hombro al otro. Haga esto durante 10 minutos 2 o 3 veces al día.
  • Usted puede incluso girar los brazos en direcciones hacia la derecha y hacia la izquierda, y plegar y desplegar sus puños a intervalos regulares para controlar el dolor.
  • También, pruebe ejercicios aeróbicos de bajo impacto como la natación o caminar a paso ligero durante 30 minutos por lo menos 5 veces a la semana.
  • También puede disfrutar de la bicicleta de forma regular. Sin embargo, asegúrese de mantener la espalda recta mientras hace el ciclismo.

Nota: Si el dolor se vuelve severo al hacer cualquier tipo de ejercicio, deje de hacerlo y consulte a su médico.

2. Compresa caliente y frio

Otra manera fácil de lidiar con el dolor de cuello debido a la espondilosis cervical es alternar compresas calientes y frías en el área afectada. Las compresas calientes mejorarán la circulación sanguínea y relajar los músculos doloridos. Las compresas frías reducirán la hinchazón y la inflamación.

  1. Para hacer la compresa caliente, envuelva una bolsa de agua caliente en una toalla delgada.
  2. Para hacer la compresa fría, envuelva unos cubitos de hielo en una toalla delgada.
  3. Coloque la compresa caliente sobre la zona afectada durante 2 a 3 minutos.
  4. Retire y aplicar la compresa fría durante 1 minuto.
  5. Repita el proceso durante 15 a 20 minutos.
  6. Siga este sencillo remedio unas pocas veces al día hasta que llegue el alivio.

Nota: No aplique compresas de agua caliente si el área afectada es roja e irritada. Evite compresas frías si tiene problemas circulatorios.

3. Baño de Sal de Epsom

sal de epsom1

Tomar un baño de sal de Epsom en forma regular es otro buen remedio para aliviar los síntomas relacionados con la espondilosis cervical. El magnesio en la sal de Epsom regula los niveles de pH en el cuerpo, a su vez, reduce la rigidez, inflamación y dolor en el cuello y los hombros.

  • Mezcle un poco de agua en 1 a 2 cucharadas de sal de Epsom para hacer una pasta espesa. Aplique en la zona afectada durante 15 a 20 minutos para llegar a relajante confortablemente. Haga esto cada dos días.
  • Alternativamente, agregue 2 tazas de sal de Epsom a un baño caliente. Sumérjase en ella durante 15 a 20 minutos. Disfrute de este relajante baño 2 o 3 veces a la semana.

Nota: Los que tienen problemas renales, problemas cardíacos o diabetes no deben utilizar este remedio.

4. Ajo

cargando...

El ajo da buenos resultados cuando se trata de síntomas de espondilosis cervical. Sus propiedades anti-inflamatorias y analgésicas ayudan a tratar el dolor, la hinchazón y la inflamación en el cuello y las zonas circundantes.

  • Comer un par de brotes de ajo crudos en ayunas cada mañana con agua. También puede tomar cápsulas de ajo, pero sólo después de consultar a su médico.
  • Otra opción es calentar 2 a 3 dientes de ajo machacados en una sartén con un poco de aceite vegetal. Deje que se enfríe, y luego utilizarlo para masajear la zona dolorida durante 5 a 10 minutos. Siga esto con un baño caliente. Haga esto 2 veces al día.

Siga cualquiera de estos remedios todos los días hasta que se recupere por completo.

5. La cúrcuma

Cúrcuma2

Debido a sus propiedades anti-inflamatorias, la cúrcuma es otro remedio popular para la espondilosis cervical. Además, la cúrcuma aumenta la circulación de la sangre, lo que ayuda a reducir la rigidez muscular y dolor.

  • Mezcle 1 cucharadita de cúrcuma en polvo en un vaso de leche. Calentar a fuego lento durante 5 minutos. Deje que se enfríe, luego debe agregar un poco de miel. Bebe 2 veces al día.
  • Otra opción es tomar cápsulas de cúrcuma 3 veces al día. Consulte a su médico para obtener la dosis correcta.

6. Semillas de sésamo

Un remedio ayurvédico popular para hacer frente a la espondilosis cervical es semillas de sésamo. Son ricos en calcio, magnesio, manganeso, cobre, zinc, fósforo y vitaminas K y D, que son buenos para los huesos y la salud en general. El aceite de sésamo es también eficaz en la reducción de dolor de cuello.

  • Aplique un poco de aceite de sésamo caliente sobre la zona afectada y masajear durante 10 minutos. A continuación, aplica una compresa caliente sobre la zona. Haga esto 3 o 4 veces al día.
  • También puede mezclar unas gotas de aceite de lavanda en el aceite de sésamo caliente y utilizarlo para masajear el área del cuello.
  • Otras opciones son masticar 1 cucharada de semillas de sésamo blanco tostado una vez al día por la mañana, o mezclar 1 cucharadita de semillas de sésamo tostado y molido en un vaso de leche caliente y beber 2 veces al día. También, incluya semillas de sésamo en su cocina.

7. El jengibre

El jengibre es otro remedio casero utilizado ampliamente para el tratamiento de la espondilosis cervical. Esta hierba es rica en propiedades anti-inflamatorias y mejora la circulación de la sangre. Por lo tanto, ayuda a reducir el dolor y la inflamación en el cuello y las zonas circundantes.

  • Bebe té de jengibre 3 veces al día. Para hacer el té, debe hervir 1 cucharada de jengibre en rodajas finas en 2 tazas de agua durante 10 minutos. Cuele, agregue la miel y bebe.
  • Por otra parte, hacer una preparación en polvo usando la misma cantidad de raíz de jengibre seco, semillas de apio y semillas de comino. Añada la sal de roca para mejorar el sabor. Coma 1 cucharadita de este polvo con agua antes de ir a la cama.
  • También puede masajear el área afectada con aceite de jengibre un par de veces al día.

8. Vinagre de manzana

Vinagre de manzana

Al ser rico en propiedades anti-inflamatorias y alcalinizantes, el vinagre de sidra de manzana es también un buen remedio para la espondilosis cervical. Se puede aliviar eficazmente el dolor y la inflamación en la zona del cuello.

  • Coloque una toalla de papel empapado en vinagre de sidra de manzana sobre la zona afectada. Deja actuar durante un par de horas. Haga esto 2 veces al día.
  • Otra opción es agregar 2 tazas de vinagre de sidra de manzana al agua del baño tibio. Sumérjase en ella durante 10 a 15 minutos, una vez al día.
  • También puede agregar 1 cucharada de vinagre de sidra de manzana cruda y orgánica y un poco de miel en un vaso de agua y beber una vez al día.

9. Pimienta de Cayena

Otro remedio casero eficaz para la espondilosis cervical es la pimienta de cayena. Contiene capsaicina, que tiene analgésico, así como propiedades anti-inflamatorias que ayudan a reducir el dolor y la inflamación en el cuello.

  • Mezcle 1 cucharadita de polvo de pimienta de cayena y 2 cucharadas de aceite de oliva tibio. Aplica en la zona afectada. Cubra con una venda y deja actuar durante unas horas o toda la noche. Haga esto todos los días.
  • Alternativamente, agregue 1 cucharadita de polvo de pimienta de cayena en un vaso de agua tibia. Bebe 2 o 3 veces al día.

10. Indio lila

india lila

Lila india, también conocido como el neem, tiene propiedades anti-inflamatorias, así como las propiedades de supresión de dolor que puede aliviar el dolor, la inflamación y la hinchazón en el cuello debido a la espondilosis cervical.

  • Añada un poco de agua y 1 cucharada de polvo de neem para hacer una pasta espesa. Caliente la pasta en un baño maría durante unos minutos. Aplique esta pasta caliente (debe ser soportable) en las zonas afectadas. Deja actuar durante 30 minutos, luego enjuague con agua tibia. Repita varias veces al día.
  • Otra opción es hervir algunas hojas de neem y flores en 1 taza de agua. Colar, dejar enfriar y beber dos veces al día.
  • También puede masajear el área afectada con aceite de neem 2 veces al día.

Consejos adicionales

  • Comer un poco myrobalan Chebulic (haritaki) después del almuerzo y de la cena también proporcionará alivio rápido del dolor y la rigidez.
  • Evite el esfuerzo físico. No haga nada que pueda empeorar el problema, tales como levantar objetos pesados.
  • Obtener una buena noche de sueño. Dormir en una almohada firme para reducir la tensión en su cuello; no utilice varias almohadas. Duerma en un colchón firme, boca arriba o de lado con las rodillas dobladas en ángulo recto con el torso.
  • Mantener una postura correcta al estar de pie y sentado.
  • Comer mucha ensalada con verduras crudas como tomates, zanahorias, repollo, pepino, rábanos y lechuga.
  • Evite los alimentos grasos, picantes y fritos, cuajada agria, dulces, azúcar y café.
  • Deje de fumar el tabaco en cualquier otra forma.
  • Coma alimentos ricos en proteínas, vitamina C, calcio y fósforo.
  • Use un collarín blando o collar para duraciones cortas para conseguir un alivio temporal. No lo use durante largos períodos.
  • Exponer la zona afectada a los rayos del sol de la mañana de 10 a 15 minutos diarios.
  • Si sus síntomas empeoran, o si experimentan repentino entumecimiento, debilidad o pérdida del control de la vejiga o el intestino, consulte a su médico.

Vídeo

cargando...
loading...

Deja un comentario