"Me curé de un cáncer incurable": Cómo esta dieta fantastica de un hombre le ayudó a superar la enfermedad - Top 10 Remedios Caseros

“Me curé de un cáncer incurable”: Cómo esta dieta fantastica de un hombre le ayudó a superar la enfermedad

Escuchar a un médico que tiene un tipo de cáncer incurable parece aterrador, ¿no es así?

Eso es lo que ocurrió con Allan Taylor.

Sin embargo, este hombre de 78 años no aceptó el diagnóstico y decidió luchar por la vida.

Todo comenzó cuando se dio cuenta de que había un bulto de unos cinco centímetros en su abdomen.

El bulto creció y Allan pasó tres meses en tratamiento con quimioterapia, pero la noticia que recibió no era bueno: el cáncer se había extendido.

Allan buscó ayuda en línea tratando de encontrar una alternativa que cambió su historia.

Es una dieta – basada en la hierba de trigo, curry, semillas de albaricoque y tabletas de selenio y vitamina C – que restauró por completo su cuerpo.

Fue el 30 de abril 2012 cuando el recibió una carta de los doctores – de nuevo no era agradable saber.

Ellos dijeron que Allan no necesitaba mas quimioterapia, ya que era imposible curar en ese estado.

hombre-se-cura-de-un-cancer-incurable

También dijeron que si el cáncer desapareciera de alguna manera era posible que surja en algún otro lugar.

cargando...

Debido a que los médicos no dieron ninguna esperanza, el paciente decidió luchar solo – con la ayuda de la naturaleza.

El 6 de agosto, Allan recibió otra carta.

Esta vez, el Hospital de North Tees, había anunciando la desaparición de cáncer y que no había ningún defecto alguno en su cuerpo.

“Yo me sané de un cáncer incurable”, dijo emocionado.

hombre-se-cura-de-un-cancer-incurable1

Para aquellos que piensan que hubo algunos profesionales involucrados en la curación de Allan, el mismo dijo que apenas buscó en Internet las siguientes palabras: “cura para el cáncer”.

A partir de entonces comenzó una dieta estricta, y a menudo entra en contacto con tiendas de alimentos saludables para el consejo.

Por último, sustituyo la carne por los productos lácteos por porciones de frutas y verduras crudas diariamente.

Sin embargo, Allan cree que hubo una comida especial que era responsable de su curación: una cucharadita de la hierba de trigo molido en agua caliente cada mañana y tarde.

“No tengo ninguna duda de que esta dieta me salvó la vida”, dijo.

La historia de Allan es otro ejemplo de que no podemos renunciar – incluso cuando nos dicen que nuestra enfermedad es incurable.

cargando...

Deja un comentario