10 Remedios Caseros Para Los Osteofitos o Espolones Óseos

Los espolones óseos, también conocidos como osteofitos, son excrecencias óseas diminutas que se forman a lo largo de los márgenes de las articulaciones. Los espolones óseos normalmente sucede en la parte posterior de la columna vertebral cuando una persona envejece. Sin embargo, también pueden aparecer en los pies, ya sea a lo largo de los dedos del pie o el talón, así como en las manos.

La principal causa de los espolones óseos es el daño de desgaste y desgarre asociado con la osteoartritis. Puede resultar de los cambios secuenciales y consecuentes en la formación del hueso, que puede ser debido a la degeneración y la inestabilidad mecánica.

También puede ser causada por enfermedades inflamatorias como la fascitis plantar, tendinitis y hiperostosis esquelética idiopática difusa, también conocido como DISH.

Además, el sobrepeso, la aplicación de presión continua y el uso excesivo de las articulaciones durante el ejercicio o al practicar deportes puede causar este problema.

La mayoría de los espolones óseos no causan ningún signo o síntoma y pueden pasar desapercibido durante años. Cuando causan síntomas, éstos pueden incluir dolor agudo, restricción de movimientos a lo largo de la zona afectada, hinchazón, inflamación y entumecimiento.

La mayoría de los síntomas dependen del lugar donde se encuentran los espolones óseos. Por ejemplo, un espolón óseo en la rodilla puede causar dolor y dificultad para doblar la pierna.

Cuando afecta a la columna vertebral, puede causar dolor y pérdida de movimiento. Cuando se pellizca los nervios o la médula espinal, también puede causar debilidad o entumecimiento en los brazos o las piernas. Un espolón calcáneo puede incluso conducir a callosidades y callos en los pies debido a la presión.

Como espolones óseos pueden llegar a ser muy dolorosos, es importante tratar con ellos con prontitud. Usted puede tratar la condición, naturalmente, con sencillos cambios de estilo de vida y remedios caseros fáciles.

Aquí están los 10 mejores remedios caseros para los osteofitos.

1. Compresa fria

El uso regular de una compresa fría ayudará a reducir los síntomas como el dolor, la hinchazón y la inflamación debido a un espolón óseo. También le ayudará a relajar los músculos en la zona afectada.

  1. Ponga unos cubitos de hielo en una toalla delgada y átalo con seguridad.
  2. Aplique la bolsa de hielo sobre la zona afectada y presione suavemente.
  3. Haga esto durante 5 a 10 minutos.
  4. Repita este remedio como sea necesario.

Nota: No aplique el hielo directamente sobre la piel, ya que puede causar congelación.

2. El jengibre

El jengibre

El jengibre es otro excelente remedio casero para los espolones óseos. Al ser un anti-inflamatorio natural, puede ayudar a reducir el dolor, la hinchazón y la inflamación. Además, ayuda a mejorar la circulación sanguínea.

  • Beber té de jengibre hasta 3 veces al día. Para hacer el té, hierva 1 cucharada de jengibre en rodajas finas en 2 tazas de agua durante 10 minutos. Cuele, agregue la miel y bebe.
  • También, masajea el área afectada con aceite de jengibre un par de veces al día.
  • Alternativamente, usted puede tomar una dosis de dos tabletas de 500 miligramos de jengibre, 3 veces al día, para el alivio y tratamiento prolongado. Consulte a su médico primero.

3. Vinagre de manzana

El vinagre de manzana es también un buen remedio casero para los espolones óseos. Sus propiedades antiinflamatorias ayudan a reducir el dolor y la inflamación. También ayuda a reequilibrar los niveles de pH y prevenir los espolones óseos.

  • Añade 1 a 2 cucharaditas de vinagre de sidra de manzana cruda, sin filtrar en 1 vaso de agua. Bebe dos veces al día para obtener mejores resultados.
  • También puede poner una toalla de papel empapado en vinagre de sidra de manzana sobre la zona afectada. Deja actuar durante un par de horas. Haga esto un par de veces al día.

Siga estos remedios hasta que el dolor y la inflamación hayan desaparecido.

4. La cúrcuma

curcuma

La cúrcuma también es beneficioso para aliviar los síntomas asociados con espolones óseos. La curcumina, el pigmento amarillo en la cúrcuma, tiene propiedades anti-inflamatorias y antioxidantes que ayudan a reducir la inflamación y el dolor.

  • Añadir 1 cucharadita de cúrcuma en polvo y 1 taza de leche y calentar a fuego lento. Bebe esto dos veces al día para la recuperación rápida.
  • Alternativamente, usted puede tomar un suplemento de cúrcuma de 400 a 600 mg, 3 veces al día, pero sólo después de consultar a su médico.

5. La linaza

La linaza contiene ácido alfa-linolénico, una forma de ácido graso omega-3 que puede ayudar a reducir el dolor y la inflamación .

  • Sumerja un paño limpio en el aceite de linaza tibia, luego debe empapar en la zona afectada. Ponga una compresa caliente sobre la tela para mantener el área caliente. Utilice este tratamiento una vez al día.
  • Otra opción es atar 1 taza de semillas de lino de forma segura en un trozo de tela. Calentar en el microondas durante unos segundos. Colóquelo sobre el área afectada y aplique presión durante unos minutos. Repita según sea necesario. Puede volver a utilizar el mismo paquete de linaza caliente algunas veces.
  • Además, debe incluir las semillas de lino en su dieta de manera regular.

6. Manzanilla

La manzanilla puede ayudar a traer gran alivio de las molestias asociadas con espolones óseos. Tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas que ayudan a reducir la inflamación y el dolor.

  • Añada 1 cucharada de flores secas o frescas de manzanilla en una taza de agua caliente. Tape y deja reposar durante 10 minutos, luego deje que se enfríe. Use esta agua para lavar el área afectada.
  • También se puede beber de 2 a 3 tazas de té de manzanilla diariamente. Para hacer este té de hierbas, coloque 2 cucharaditas de manzanilla en una taza de agua durante 5 minutos y luego cuélalo. También puede agregar un poco de miel para endulzar.

7. Sal de Epsom

sal de epsom1

Si el dolor y la inflamación se vuelven severos, puede probar un baño de sal de Epsom. Los cristales de sulfato de magnesio ayudarán a reducir el dolor, la hinchazón y la inflamación.

  1. Mezcle 2 tazas de sal de Epsom en una bañera de agua tibia.
  2. Sumérjase en ella durante 20 a 30 minutos.
  3. Repita 2 o 3 veces a la semana.

Nota: Este remedio no es recomendable para aquellos que tienen problemas renales o diabetes.

8. El bórax

Otro tratamiento útil para los espolones óseos, especialmente en el talón, es bórax. Tiene los minerales importantes necesarias para la salud ósea y puede reducir la intensidad del dolor y la inflamación.

  1. Agrega ½ cucharadita de bórax a 4 tazas de agua clorada frío.
  2. Revuelva bien, hasta que el bórax se disuelve completamente.
  3. Remoje sus pies en ella durante 20 a 30 minutos.
  4. Haga esto todos los días antes de dormir por un par de semanas.

9. Ejercicios leves

Ejercicios sencillos y suaves realizados en forma regular le ayudará a reducir los síntomas de espolones óseos y mejorar la movilidad.

  • Haga ejercicios simples de estiramiento durante 30 minutos, 5 veces a la semana, especialmente por la mañana.
  • Pruebe algunos ejercicios de mantenimiento de bajo impacto que fortalecen el núcleo y se estiran los músculos de las piernas y los brazos. Haga estos ejercicios 5 veces a la semana.
  • Caminar sobre una superficie blanda con cojines, zapatos de apoyo durante 30 minutos al día también es beneficioso.
  • Ir a nadar o andar en bicicleta de vez en cuando para mantenerse en forma.

Para obtener más información sobre los diferentes tipos de ejercicios son mejores para su condición, consulte a su médico.

10. Cambios Alimenticios

Cambios Alimenticios

En el tratamiento de espolones óseos, mantener una estrecha vigilancia sobre su dieta. Come alimentos más saludables, especialmente los omega-3 los ácidos grasos que contienen, magnesio, calcio y vitaminas D, E y K.

Los ácidos grasos omega-3 y vitamina E ayudan a reducir la inflamación causada por espolones óseos. La vitamina D y K ayudan a mantener los huesos fuertes y previene anormalidad del hueso y mineralización del cartílago. El magnesio y el calcio ayudan a aliviar el dolor de espolones óseos.

Nota: Si toma cualquier suplemento nutricional, siempre consulte a su médico primero.

Consejos adicionales

  • Utilice oliva caliente o aceite de coco para masajear el área afectada con un movimiento circular durante 10 minutos dos veces al día. También puede considerar el masaje de tejido profundo realizado por un terapeuta para ayudar a disolver la calcificación.
  • Baje de peso extra para reducir la presión sobre la región afectada, especialmente en los pies.
  • Para el tratamiento de los espolones del talón, tome un baño relajante de pies alternando agua fría y caliente durante unos minutos.
  • Antes de comenzar cualquier actividad física, siempre hacer algunos ejercicios de calentamiento simples para disminuir el malestar después.
  • Mantenga sus pies ligeramente elevados para evitar la hinchazón y la inflamación debido al talón espuelas.
  • Utilice plantillas almohadilla de los talones bien equipados para evitar más daño a sus pies. Siempre use zapatos que le queden bien y calzado adecuado para cada actividad.
  • Evite los alimentos con grasas hidrogenadas, refrescos, alimentos chatarra y alimentos procesados, ya que alteran el equilibrio mineral del cuerpo.
  • Use una crema o loción del mostrador que contenga capsaicina para aliviar el dolor y la inflamación.
  • Reducir el estrés, ya que contribuye a más dolor en las zonas afectadas.
  • El yoga y la meditación también son útiles para reducir el dolor y la inflamación causada por espolones óseos.
  • La acupuntura también puede aliviar el dolor.
  • Si los espolones óseos causan dolor extremo, descanse y evite cualquier tipo de actividad física, ya que puede aumentar la inflamación, así como el dolor.
  • Mantenga una buena postura para prevenir y aliviar el espolones óseos.

Video

Deja un comentario